La marca francesa debe su origen a la idea de su fundador de utilizar el tejido de un paraguas, el nylon, para hacer una chaqueta a prueba de viento.

Las chaquetas y chalecos de K-Way están fabricados con un nylon especial que no se arruga, ultraligero y que ocupa muy poco espacio, lo que permite guardar las prendas en su propio bolsillo.